Now Playing Tracks

Pequeña Kath. Pequeña. Kath. Sostengo en mi paladar el recuerdo de tu dulce sabor cada vez que pronuncio esas dos palabras. Pequeña Kath. Mi Pequeña. Sé que te llamé Lolita aquella noche, fue una tonta emoción, porque eres una diosa en comparación. Tus sentimientos son puros, yo sé, no estás jugando; no me considero tan idiota para no darme cuenta.

Te amo.

¿Eres feliz conmigo, Pequeña Kath? Porque lo que yo siento, rayos, cómo definir lo que siento… Si pudiera con una simple palabra. El conocido “te amo” que he escrito antes. Vida mía, no hace justicia, ¡no alcanza!

A la hora de amarnos, recibo pequeños destellos, estas cargas eléctricas cada vez que tus aterciopeladas manos me tocan. Eres energía y belleza. Una obra de arte humana. Y pese a que te sabes de memoria cada espacio de mi cuerpo, no sé cómo haces, porque en serio no lo sé, para no perder inocencia en ese par de ojos tuyos. Tus grandes y hermosos ojos color océano… Tus labios sabor a fresa. Tu risa de niña y tus gemidos de mujer.

¿Eres feliz conmigo, Kath? Porque yo he encontrado mi paraíso terrenal en tu mirar.

Tuyo,

Daniel.

Cartas de Daniel, ALBERTO B (via escandalos-textuales)
To Tumblr, Love Pixel Union