Now Playing Tracks

Tengo en mi bolso una cartera con siete dólares y doscientos cincuenta y tres pesos, un labial, rímel, una pluma, una libreta india y unas pastillas de menta. Mientras leo poesía, la luz del sol dibuja sombras en las paredes. Hay una canción en la radio que nunca aceptaría que me gusta y que me recuerda que podría estar divirtiéndome en algún sitio. La vista desde la ventana es algo deprimente: un montón de casas distribuidas por las montañas, nada verde, una pincelada azul en el cielo, muchos discos rojos en los techos y un árbol que se deja acariciar por el viento. Supongo que el verano sigue aquí pero no siento el calor. Dicen que el amor está en el aire así que aguanto la respiración y sigo escribiendo como si tratara de explicar el color a los ciegos.
Denise Márquez (via denisesoyletras)
Un amigo mío me lo contó alguna vez. Dijo que los chicos jamás se lo decían a las chicas porque sí ellas se enteraran se volverían más arrogantes y orgullosas. Dijo, “Los chicos siempre nos enamoramos más profundamente que las chicas. Te lo juro. Siempre nos dolerá un poquito más; el estar enamorados es un arma mortal. El mundo nos vale mierda porque todo lo que nos importa es ella. Y la tontería más grande sucede cuando ella se enfada, y habla y habla sobre como todo se va al carajo, mientras que nosotros, sólo observamos su hermosa boca, que nos habla y habla pero que no produce un sonido. Y te dices “que buena suerte tengo por haberla encontrado”. Pero ahí, en la ola de bronca, ella dice que todo término, cuando justo hace cinco segundos acabas de darte cuenta que no la quieres perder. El amor siempre se nos presenta tarde, no las valoramos a ustedes cuando las tenemos, pero cuando se van… Su ausencia duele demasiado y es por eso, que quizás las chicas nunca lo comprendan.”
ah.
(via notasuicidadeunangel)
We make Tumblr themes